La Historia de Shannon

Como mucha gente, mucho por lo que lucho en mi vida adulta está arraigado en mi infancia. Creo que es central a mi padre despegando cuando tenía tres años de edad. Mi madre tenía sólo 19 años cuando se casó con mi padre. Él no era un buen marido y tenía un gran problema con bebidas alcohólicas. Ella era lo suficientemente valiente para dejarlo Pero ella todavía necesitaba encontrar trabajo y tener todo en orden. Por buena fe me dejo con su madre. No tenía otra opción. Esto estaba destinado a ser un muy corto tiempo.
Mi padre siguió con esto. Le dijo a los tribunales que mi madre era una prostituta y drogadicta. Resulta que mi abuela siempre había querido una niña pequeña de los suyos para cuidar, así que ella apoyó todas sus mentiras. Hasta el día que él se comprometió con una "mujer indígena" que mi abuela nunca quiso. Mi abuela acudió a los tribunales y dijo toda la verdad porque "no quería que esa mujer India me criara”. Ese fue el día que mi madre finalmente recibió la custodia sobre mí.
Mi padre solo recibió visitas temporales. La última vez que lo vi de niña vino a buscarme pero yo quería ir a la fiesta de cumpleaños de mi mejor amiga. Tenía sólo 5 años así que cuando me preguntó si quería verlo le dije que no porque yo quería ir a la fiesta. También siguió con eso. Esa sería la última vez que vi a mi padre hasta que me convertí en adulto. .

Toda mi vida creí que él se fue porque yo así le propuse. Cuando tenía 25 años aprendí que él no había arreglado la manutención de hijos durante todo ese tiempo, así llego a perder sus derechos de visita. En su lugar se trasladó a Alaska para buscar oro, pescado y comercio de caballos.
Desde entonces empecé a luchar contra problemas de depresión a causa del abandono de mi padre desde una corta edad. Creí que la gente me quería; Si papá podía alejarse lejos de mí, los demás lo harían. De niña tenía pocos amigos, menos y menos se alejaban. Nos mudamos a menudo como mi madre manejaba su camino a través de Universidad y escuela de posgrado, divorcio y volverse a casar. Viví en un lugar por cuatro años, eso fue el tiempo más largo y asistí a cuatro diferentes preparatorias. En ese entorno se volvió más difícil y más complicado para formar relaciones con una persona joven. Mi madre recibió un doctorado Psicología clínica así fue como aprendí nuevos conceptos de la vida. Ella esperaba que yo comprendiera e integrara todos los conceptos que era demasiado inmaduro para agarrar. Recuerdo diciéndole a amigos "No sé qué hacer con Shannon, lo he intentado todo, He intentado Gestalt, he tratado modificación de conducta, lo he intentado, todo...” Cuando estaba en séptimo grado y no estaba haciendo mi tarea, mi profesor me preguntó por qué y le respondí, “Porque yo soy pasivo agresivo," pero yo no podía definir cuándo preguntó lo que significaba.

Estaba avergonzada. Yo creía que así estaba dañada, que nadie desearía tomarse el tiempo en conocerme. Temía que no podía ser buena amiga porque no podía dar si existía la falta de necesidad en mí. No sabía cómo conectarme con la gente, debido a la mudanza y el abandono de mi padre. Me dijeron que si la gente decía que les agradaba sólo "fingían ser mis amigos" porque era "superficial y no tenía nada que ofrecerles”. Si me decían que era bonita y les gustaba lo que llevaba puesto solo estaban "siendo amables conmigo.” Cuando hacia un amigo, otra vez más tendríamos que movernos. Prometíamos escribirnos, pero nunca sucedía. Siempre me a gustado el baile desde joven. El baile siempre me trasladaba a un “hermoso lugar”. Toda mi vida sonaba en tener una carrera de bailarina. El problema con esa ilusión era que no sabía cómo pararme enfrente de un escenario. Temía mirar el espejo mientras ensayaba. Solo me miraba en el espejo de rodillas hacia abajo.
Me ofrecieron la oportunidad de estudiar en la escuela del Ballet de Boston, teniendo una madre de estudiante de posgrado haciendo una pasantía en un hospital de veteranos, Tendría que encontrar mi propio transporte desde los suburbios de la ciudad y pagar por él mismo. En ese entonces vivíamos dos horas de retirado de Boston. Tendría que tomar el autobús y el tren, y luego había un montón de caminar para llegar hasta allí. Nunca estudié con Boston Ballet. En ese momento sólo tenía 12 años.
Aun batallo con la depresión. Abecés llego a creer que la gente no me quiere y que ni siquiera aceptan mi presencia. Cuando me encuentro con personas que quisiera conocer: el miedo de nuevo se apodera de mí.

La depresión llega como las olas del mar. Abecés quisiera ser invisible. Cuando tengo que pasar por la calle solo miro hacia mis pies. Ago. lo que tengo que hacer, Llevo y recojo a mis niños de la escuela. Sigo ensenando clases de baile. Pero aparte de eso me escondo de la gente. No contesto el teléfono, no puedo limpiar mi casa, no puedo hacer nada. Sé que es una locura, pero a veces es todo lo que puedo hacer. Pero reconozco mi depresión ahora. Estoy aprendiendo que la gente realmente me ama, y no es una mentira.
Tengo 46 años. Estoy avanzando en mi vida. Por fin logre sacar mi certificado del ABT (Teatro Americano de Ballet). Estaba aterrada, pero lo hice! Estoy tratando de empezar mi propio estudio de baile. A veces da miedo, pero yo creo que si va a funcionar.

En el pasado siempre pensaba en suicidarme. No estoy lista para salir de este mundo. Para mi fuera un alivio el suicidio para sanar el dolor y decirle a los demás, “Note por favor! Note por favor! Estoy sufriendo! Mírame, mírame! ¡Me duele! Estoy sufriendo!” Nunca he podido dejar el futuro lo suficiente como para matarme. Y ahora que tengo hijos, Nunca podría hacer eso. Sé que les dolería más de lo que me aliviaría.
¿Qué le diría a alguien que está pasando un mal momento es aferrarse al futuro. Si te sales, jamás podrías ver lo que pasa! No sabes lo que puede estar pasando. Aunque se sienta que tu vida se derrumba y sientas que caes por un túnel, no te des por vencido. Asómate por afuera del túnel, détente hasta que el agua te purifique. Agárrate del bordo y encuentra una persona con quien puedes hablar aunque sea la operadora; en realidad pueden ser muy agradables. Usted necesita hablar con alguien, con cualquiera sólo hable. Encuentra alguien con quien hablar cuando caigas hasta abajo del túnel.
Y por Dios, no pierda su futuro. Los problemas de abandono vienen en muchas formas. No te abandonees a ti mismo.

 

All Rights Reserved. "The Wave of Hope" registered Trademark of Sharon Dawson.